beatles

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
























Beatles
Vista previa




DEE J_XL.gif
Vista previaVista previaVista previaVista previa



tubes musiquestubes musiquestubes musiquestubes musiquestubes musiquestubes musiques
Beatles Beatles BeatlesBeatles
 
 

Concierto

The Beatles en España





Hace 48 años Paul, John, George y Ringo llegaron a Barajas para dar su primer concierto en España. Fue en la plaza de toros de Las Ventas en Madrid —el segundo fue en La Monumental de Barcelona—. Los Beatles venían de Niza, llevaban 22 maletas, 10 guitarras y una batería. “Saludos, amigos”, dijo Paul McCartney en castellano ante las poco más de 200 personas que los esperaban en el aeropuerto. 





Un policía confundió al bueno de Ringo con un seguidor y, mientras este firmaba un autógrafo, recibió un buen golpe de la policía. 

El batería no protestó; sabía que España, pese a los primeros síntomas de aperturismo (turismo, la minifalda…), todavía estaba bajo la dictadura de Franco. Los Beatles subieron a un Cadillac, se dirigieron a las tres suites que tenían reservadas en el hotel Fénix, en La Castellana de Madrid y se echaron una siesta.



Tenerife, las últimas vacaciones de los Beatles antes de ser los Beatles






The Beatles de vacaciones en Tenerife (Islas Canarias) en el Año 1963



Bajo el sol del Puerto de la Cruz pasaron George Harrison, Ringo Starr y Paul McCartney sus últimos días sin flashes ni guardaespaldas. John Lennon eligió Torremolinos y su «jet set»



Años después reconocería su error, pero David Gilbert tuvo arrestos para decirle a Paul McCartney que su grupo, por entonces aún era solo un grupo, no era el adecuado para tocar ante su clientela. Apenas bostezaba la década de los sesenta. 






La banda en cuestión había publicado recientemente su primer elepé, «Please Please Me», pero en el Puerto de la Cruz, en Tenerife (donde pasarían sus últimas vacaciones como desconocidos), apenas eran tres pálidos británicos entre tantos otros.





En el barrio hamburgués de Sankt Pauli, localidad pionera en el Viejo Continente en lo que a clubes y locales de ocio se refiere, conocieron unos bisoños Beatles al músico y fotógrafo alemán Klaus Voormann. Al calor de aquella adelantada Sankt Pauli surgió y creció la amistad entre ellos. Corría 1960 y el padre de Voormann, un eminente médico también alemán, había adquirido unos terrenos en Los Realejos, municipio norteño de una Tenerife que empezaba a mostrar sus encantos al mundo. 


La grabación de «Please Please Me» resultaría tan estresante que McCartney no dudó en pedir a Voormann que mediara ante su padre para que este les prestara la hacienda tinerfeña. El 29 de abril de 1963, Ringo Starr, George Harrison y el propio McCartney aterrizaban en la isla, vía Barcelona y con un día de retraso.









The Beatles a la llegada a Barcelona en el Año 1965


Examinen la foto de Los Beatles de hace cuarenta y cinco años. Posaron en la escalera del avión con las monteras de los toreros. Dieron un concierto en Madrid y otro en Barcelona. Fue la locura. Tocaron con sombreros cordobeses. Se hicieron fotos con la Guardia Civil y visitaron tablaos flamencos.








The Beatles en un Hotel de Madrid en el Año 1965


Estamos en el 1 de julio de 1965. Hace calor. Los Beatles tienen por delante dos conciertos y 65 horas donde el surrealismo carpetovetónico se mezcla con inocente rock de la época: las hermanas Hurtado, el vino de Jerez, Jesús Hermida, Miguel Ríos, bares gay semiclandestinos, extrañas ruedas de prensa y los pantalones que Joan Gaspar, expresidente del F.C. Barcelona, le prestó a John Lennon. Esta es la historia de la fugaz pero intensa visita de los Beatles a España.








Hablaron de la fama, de música de los toros… y George Harrison bromeó sobre las tendencias sexuales de su representante Brian Epstein. Antes los Beatles se habían hecho una foto junto a las barricas de Jerez, que la marca, en una estrategia para competir con el Sherry inglés, había instalado en el hotel como si fuese una réplica de una bodega. La foto se hace junto a las hermanas Hurtado, vestidas de faralaes. “¿Las sevillanas se bailan así?”, preguntó John Lennon. “Nosotras de bailar, ¡ná de ná!”, respondieron ellas.



pajaro

Petits gifs